miércoles, 30 de noviembre de 2011

La elegancia del erizo, Muriel Barbery

Si entendemos que uno de los elementos principales de una novela es la acción de la misma, entonces aquí no estamos ante una novela. En La elegancia del erizo no hay acción, no ocurre nada... es lo que llamaríamos una historia de personajes, en la que la acción se subordina al retrato psicológico de los protagonistas. Y antes de seguir perorando como si fuera una profesora de lengua o similar (¡qué locura) intentaré explicar el no-argumento de la historia.
Reneè es la portera de un lujoso edificio de París y cumple meticulosamente con todos los estereotipos de cualquier portera que se precie: arrastra las zapatillas al andar, tiene la televisión a todo volumen en la portería y muestra cara de acelga y mirada vidriosa ante cualquier frase mínimamente complicada. Pero si hay una expresión adecuada para describir a Renè es, sin duda, que las apariencias engañan. Nuestra sarcástica protagonista es de todo, menos simple y estereotipada. Cinéfila y lectora compulsiva, bautiza a su gato León por Tolstoi, y sus reflexiones sobre la sociedad y los personajes que la rodean nos muestran una inteligencia y un sentido del humor excepcionales. Y es que la novela es muy divertida, tan sólo recuerdo haberme reído tanto con algún título de Sharpe, con la salvedad de que en éste, el humor era menos sangrante, más facilón.
La otra protagonista de la historia es tan inteligente y reflexiva como Reneè, a pesar de tener tan sólo doce años. Paloma es muy crítica con su familia, a la que presenta como un estereotipo de la sociedad burguesa adinerada de París “Si se quiere comprender a nuestra familia, basta con observar a los gatos. Nuestros gatos son dos grandes odres atiborrados de croquetas de lujo que no tienen ninguna interacción interesante con las personas” O “en la familia estereotipo, yo me pido ser la rana intelectual de izquierdas”.
Las continuas digresiones no son un obstáculo para la lectura, sino que constituyen la base misma sobre la que edificar ese fino y caústico sentido del humor tan importante en la novela.
Ya hay versión cinematográfica, aunque no la he visto. Dudo mucho que me anime a hacerlo, puesto que la sensación agridulce, y el placer con el que he leído esta deliciosa novela difícilmente podrá mejorarse con ninguna película. Por si no ha quedado suficientemente claro, recomiendo fervientemente su lectura, sobre todo, a todos aquellos que disfruten de las sutilezas y la ironía como arma defensiva contra la realidad.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

FLORES DE SOMBRA, SOFÍA RHEI

Hazel, la protagonista de este libro, se ha tenido que trasladar con su madre a la antigua casa familiar en un pequeño pueblo. Pensando que va a ser el verano más aburrido de su vida, se lleva una sorpresa cuando descubre que el jardín de su casa guarda un gran secreto; se trata en realidad de una puerta a otro mundo, un mundo fantástico e imposible, colorido y mágico que discurre paralelo al nuestro... 

A pesar de tener un comienzo algo típico, la historia es muy imaginativa y original y despertó en mi conciencia treintañera el recuerdo de una película; Dentro del Laberinto (Banda sonora fantástica de David Bowie y protagonizada por una jovencísima Jennifer Connelly). Se trata de un libro muy recomendable, bastante lírico y evocador...

Un jardín de flores negras.
Un reloj lunar.
Un chico misterioso enmascarado.
"Si quieres que no te olvide, haz algo que merezca la pena recordar".

Para todos aquellos que no tenéis ni idea de qué película hablo, ni de quién es ese David Bowie (snif, snif) os dejo también alguna escena de la película.




domingo, 6 de noviembre de 2011

Los juegos del hambre, Suzanne Collins.

El mundo ya no es como lo conocemos. Los antiguos Estados Unidos son ahora un conjunto de Distritos gobernados por la crueldad del gobierno del Capitolio. Han pasado 75 años de la Revolución y los Días Oscuros, y para que nadie se olvide de ello, cada año se celebran los Juegos del Hambre. Cada distrito sortea la participación en los Juegos entre los adolescentes de su población, un chico y una chica. 24 tributos se enfrentarán en el más sangriento de los reality.
No hay reglas, no hay normas, el juego es a muerte. Ganará el que sobreviva.

La protagonista, Katniss, vive en el Distrito 12, un lugar árido y pobre en donde la comida escasea. Cuando en el sorteo de los Juegos del Hambre escogen a su hermana no duda en ofrecerse voluntaria. Ella y Peeta, el tributo masculino, representarán a su Distrito en los Juegos. Katniss ha prometido a su hermana que no se rendirá, pero para eso tendrá que matar al resto de tributos, incluso a Petaa...

Los JdH es una trilogía apasionante. Desde las primeras páginas atrapa al lector en una realidad futura pero posible. Las desigualdades entre los Distritos y el Capitolio, el fervor de una sociedad superficial y caprichosa ante el concurso televisado de más audiencia nos remiten a una realidad demasiado próxima. Esa arena en la que los tributos deben enfrentarse nos recuerda no sólo a la arena de los cristianos de la antigua Roma, sino también a la de los actuales platós televisivos, en donde cada día una nueva víctima es sacrificada. De hecho, la autora ha comentado que se le ocurrió la idea cuando, viendo la televisión, las noticias entre la guerra y un concurso de tele-realidad se mezclaron de manera inquietante.

En  la saga encontramos un poco de todo; el hambre como resorte de acción, el tema de la supervivencia, la rebeldía, la crítica a una sociedad corrompida por el consumo, el abuso de poder y, cómo no, el amor y las relaciones humanas.

Aunque el libro se vende como un producto de literatura juvenil y es de lectura fácil y rápida, creo que se precisa de una reflexión y madurez avanzada para afrontar la dureza de sus contenidos. Como todo, depende de cada uno, y salvo por este aspecto, se trata de una trilogía muy recomendable.

Por cierto, la versión cinematográfica se estrenará en España el próximo Abril. La productora ha afirmado que se cuidarán las imágenes de violencia para no glorificarla, a ver cómo se las apañan. Aquí os dejo un avance del trailer.


jueves, 3 de noviembre de 2011

Ya lo tengo!

Sí, ya lo tengo, lo pedí el 5 de Agosto, han sido casi tres meses de espera, pero por fin, hoy me lo han traído. La segunda parte de El nombre del viento, con sus 1190 páginas... EL TEMOR DE UN HOMBRE SABIO. Y si a alguien le parece friki estar esperando tres meses un libro... pues vale. Me he prometido a mí misma reservarme para su lectura ¿aguantaré hasta Navidad? al menos lo intentaré. Espero que no me defraude, porque las críticas que he leído son excepcionales. Aquí os dejo el vídeo trailer de la segunda parte.

martes, 1 de noviembre de 2011

El secreto de Caperucita Roja, Sofía Navarro.


Tengo predilección por los cuentos infantiles tradicionales; La Bella Durmiente, La Cenicienta o Caperucita son historias hoy políticamente correctas después de que la factoría Disney las edulcorara. Conozco los orígenes truculentos y macabros de estos cuentos, versiones que han perdido su razón de ser -o quizá no- en esta sociedad avanzada y próspera en la que vivimos -ejem-. Por este motivo, cada vez que sale una revisión del género me animo a leerla, ya lo hice con  Caperucita roja ¿a quién tienes miedo? una historia entre gótico-medieval cuyo resultado en cine no he osado comprobar. Pero no escarmentada me he decidido a probar suerte con la última revisión del cuento, la de Sofía Navarro, una jovencísima escritora. El prólogo ha creado algo de polémica, pues en él Navarro arremete contra la típica literatura juvenil y promete hacer algo diferente. Ciertamente, incumple las normas del género por excelencia: ni huele a gótico, ni el personaje es una chica aparentemente desvalida en un instituto nuevo. Hasta ahí bien, al menos por la novedad. Sin embargo, la estructuración de la historia está desigualmente construida, la tensión no va in crescendo ni se mantiene por igual, hay errores puramente sintácticos (además de varios tipográficos) y el final es, cuando menos, lioso. 


Pero recapitulemos, se supone que el joven protagonista -Stein-, temeroso de desarrollar esquizofrenia como su tío, se va unos meses a la antigua casa familiar en lo más profundo de Alemania. Allí averiguamos, después de dar muchas vueltas mareando la perdiz, que es donde se supone que los Hermanos Grimm se inspiraron para sus cuentos, y de ahí ciertas actitudes y misterios en los habitantes del pueblo. Nuestro protagonista conocerá una joven misteriosa -ataviada con capa roja- que no resultará ser la dulce e inocente niña del cuento...

Los errores argumentales son continuos, nada más llegar Stein decide pasar la noche en la estación porque no tiene mucho dinero como para gastarlo en un hotel, pero inmediatamente después le paga 180 eurazos a un pastor para que lo lleve al pueblo. Al día siguiente contrata a un jardinero para que le arregle el terreno que bordea la casa y le plante un manzano... ¿pero no tenía poco dinero? ¿no iba a quedarse sólo unos meses? Este es el tipo de errores tontos que van en detrimento de la verosimilitud del libro y que hace a los personajes poco creíbles. Pensemos por ejemplo en la madre; su hijo se va a "descansar" por si está desarrollando esquizofrenia y la madre se queda tan tranquila incluso cuando éste deja de llamarla y comunicarse con ella, vamos, lo que haría cualquier madre...

En fin, que ir a contracorriente de un género no implica superarlo.